Así, con la soltura de quien lleva cien vidas vividas, me hizo el amor; mas me besó con la ineptitud del recién nacido que sólo sabe que ha venido al mundo para llorar.

17 noviembre 2012

Dicen los locos como yo, que el arte está en sacrificar suaves pasiones por otras más fuertes. ¿Quién soy yo para enamorarme de un maldito gesto? Que he notado que me miras cuando yo apenas me veo. Que me sientes cuando el mundo ya no es capaz de sentir. ¿Quieres un consejo? Corre hacia la chispa, sabes a lo que me refiero, no te hagas el desorientado y cógela, en esta sociedad de sentimientos paupérrimos, ¿qué más esperas?. Una sonrisa, no sabes lo que haría yo con una sonrisa, y vosotros ahí buscando porqués a la vida. Qué triste eso de hacer listas dando prioridad a las sensaciones, qué celestial eso de los detalles nacientes del alba del alma de alguien, de entenderse con la mirada, de estar expectante a aquellas sorpresas que contiene la rutina diaria.

No hay comentarios:

Publicar un comentario